Abordar la crisis de asequibilidad de vivienda

(StatePoint) A medida que los precios de la vivienda se disparan en todo el país, un número creciente de estadounidenses no puede encontrar una vivienda asequible. Los expertos dicen que el problema ha llegado a un punto de crisis y está perjudicando el bienestar no solo de personas y familias, sino también de comunidades y la economía en general.  

Desde 2012, los precios de las viviendas han aumentado en un 53 por ciento según el Banco de la Reserva Federal de St. Louis. Desafortunadamente, los salarios no han seguido el ritmo. El Centro Conjunto de Estudios de Vivienda de la Universidad de Harvard informa de que 18 millones de estadounidenses dedican más del 50 por ciento de sus ingresos a tener un lugar seguro dónde vivir.

Estados Unidos necesita 7 millones de unidades de vivienda asequible, según un informe de la Coalición Nacional de Vivienda para Personas de Bajos Ingresos de marzo de 2019, que también encontró que ningún estado tiene un inventario suficiente de alquiler asequible. 

“La crisis de asequibilidad de vivienda en Estados Unidos no se limita a las ciudades de las costas este y oeste. Las familias de zonas rurales, suburbanas y urbanas de los 50 estados están sacrificando necesidades como alimentación, atención médica y educación para hacer pagos del alquiler o hipotecarios”, dice Brandee McHale, presidenta de la Wells Fargo Foundation. “Las comunidades pueden prosperar solo cuando la gente puede permitirse vivir en sus vecindarios”.

Dado el alcance del problema, las organizaciones sin fines de lucro, los think tanks y las corporaciones están tomando medidas para encontrar soluciones que puedan proveer más opciones de vivienda para más estadounidenses y reducir la carga del costo de la vivienda. Wells Fargo y la Wells Fargo Foundation están encabezando un esfuerzo a gran escala. Utilizando sus recursos y experiencia, la compañía está trabajando en colaboración con organizaciones de los sectores público y privado para desarrollar e implementar nuevas soluciones en comunidades necesitadas y está comprometiendo una inversión filantrópica de 1,000 millones de dólares hasta 2025.

Los $1,000 millones se utilizarán para abordar múltiples facetas de la crisis de asequibilidad de vivienda en los Estados Unidos, entre ellas la falta de vivienda, alquileres disponibles y asequibles, vivienda de transición y propiedad de la vivienda. Más allá de este compromiso, los programas que mejoranlos conocimientos financieros de la gente y generan crecimiento de las pequeñas empresas para empresarios locales redondean una estrategia general destinada a ayudar a las personas y a las comunidades a encontrar una mayor estabilidad financiera.

Esta nueva estrategia filantrópica sigue los esfuerzos anteriores diseñados para proveer vivienda asequible a más estadounidenses. Desde 2012, Wells Fargo ha proporcionado subvenciones para compradores de vivienda y educación para la compra de vivienda por medio de su programa filantrópico, NeighborhoodLIFT, y otros programas LIFT en colaboración con NeighborWorks America, creando más de 22,000 propietarios de vivienda –la mayoría de hogares de ingresos bajos y moderados– a través de más de $475 millones en subvenciones de asistencia para el pago inicial. Además, existen compromisos crediticios de 10 años para ayudar a más de 170,000 personas afroamericanas e hispanas a comprar casas.

“La estabilidad financiera comienza con un hogar a precio asequible; pero, para ayudar a más personas a encontrar esto, debemos participar todos y mirar de manera más holística el espectro de las necesidades de vivienda”, dice McHale.

A medida que los mercados de todo el país luchan contra los altos precios de la vivienda, los formuladores de políticas, los defensores, los filántropos y las organizaciones sin fines de lucro deberán trabajar unidos para encontrar soluciones a largo plazo que ayuden a millones de estadounidenses a satisfacer sus necesidades más básicas.

Photo Credit: (c) LindaJohnsonbaugh / iStock / Getty Images Plus

comments powered by Disqus